En los negocios, la respuesta es la confianza

En los negocios, la respuesta es la confianza. Si todo estuviera basado en la confianza, la gran mayoría de los obstáculos desaparecerían.

Si todo estuviera basado en la confianza, la gran mayoría de los obstáculos desaparecerían.

La triste historia de no actuar
2011-07-13
Social Media Day
2011-07-11
Ultrabook, la ultraportátil que planea reinventar la notebook
2011-06-28

En los negocios, la respuesta es la confianza

2011-07-21

Muchas veces me pregunto, y estoy seguro que muchos de ustedes también: ¿Por qué en México no hay tantos negocios, emprendedores, ideas, patentes y demás como en otros países?

Las pláticas sobre las posibles respuestas a esta pregunta han sido miles, pero parece que no le damos al clavo. A veces creemos que es porque el gobierno no lo permite, otras porque hay crisis, algunos dicen que es por la educación, y así podríamos seguir con la lista.

En lo personal creo que es mucho más sencillo que eso, la respuesta es: la confianza.

En México no existe confianza entre nadie. Las empresas sangran a los proveedores, los proveedores sangran a sus empleados, los jefes desconfían de sus subordinados, los empleados odian a los jefes, la gente no confía en el gobierno, el gobierno no confía en las empresas, las empresas no pagan impuestos, los ciudadanos tampoco, los clientes roban y se aprovechan y una vez más, la lista podría seguir y seguir.

Si todo estuviera basado en la confianza, la gran mayoría de los obstáculos desaparecerían. Imaginemos un México donde las empresas le pagaran a tiempo a sus proveedores y confiaran en su trabajo, donde los proveedores le dieran un servicio de primera a sus clientes porque saben que les van a pagar a tiempo. Un México donde la gente no tratara de tomar ventaja o de robar. Un México donde el gobierno confiara en las declaraciones de impuestos y que los ciudadanos fuéramos honestos al hacerlas. Un México en el que trabajáramos "juntos" el sector privado, gobierno y ciudadanía.

Si hubiera confianza absoluta, podríamos abrir una empresa en un día, tener actas constitutivas de una hoja en vez de 27, pagar impuestos sería tan fácil como mandar u mail y pasar la tarjeta de crédito, podríamos recibir cheques en el correo, abrir cuentas de banco en minutos, devolver productos defectuosos sin ser cuestionados, podríamos abrir negocios en Internet y empezar a cobrar ese mismo día, podríamos hacer cargos recurrentes, enviar productos sería sencillo y regresarlos por mensajería sería cosa de todos los días.

Si la confianza fuera la base de la convivencia en nuestro país otro gallo nos cantaría. Yo voy a empezar por confiar en los que me corresponde hacerlo.

Federico Casas Alatriste

@fedecasas



Comentarios
Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Que dicen

Que dicen


ESMAS y el logotipo de ESMAS son marcas registradas. Derechos Reservados © Comercio Mas, S.A. de C.V. 2014.