¡Me estoy deformando!

  • Por: Ady León |
  • Fuente: Televisa|
  • 2012-02-24
  • Comentarios:
  • TEXTO

Foto:Thinkstock/GettyImages

Cosas del desarrollo que son de lo más normal

¡Síguenos también en Twitter.com/chicoswaifai y en Twitter.com/AdyChicosWaiFai!
Búscanos también en facebook como Chicos WaiFai y da click en me gusta.

Seguro estás en una edad en la que sientes que nada se te ve bien; o hasta tú mismo te ves al espejo y te encuentras bastante raro, deforme o mal.

Déjame decirte que lo anterior es completamente normal, pues estás creciendo y en estos momentos todo anda raro en ti, pero para que te tranquilices un poco, entérate de lo que es normal durante el desarrollo de los chicos como tú.

Tu tamaño va a cambiar.
En esta etapa creces más rápido por fuera que por dentro y entonces lo que pasa es que no calculas tu tamaño y es por eso que seguido tiras cosas a tu paso; esto es simplemente por una falta de cálculo.

Aumenta tu fuerza.
No sólo los músculos aumentan de tamaño sino que también la fuerza aumenta en ellos. Recuerda bien cuando antes tenías que esforzarte mucho más para levantar la jarra y servirte agua, y ahora cuando lo haces, tiras toda el agua fuera del vaso porque no necesitabas tanto esfuerzo. Debes tener cuidado cuando quieras abrazar a alguien, porque si lo haces con demasiada fuerza, los podrías lastimar.

Duelen algunas partes.
Algunas partes que duelen durante el crecimiento son las piernas y las rodillas; además de que te tropiezas o te caes con frecuencia, pero ¡tranquilo! sólo es cosa de que te vayas acostumbrando a su nuevo tamaño.

Tu cara parece transformarse.
La cara también sufre cambios durante el desarrollo; sobre todo tu nariz, tus orejas y tu boca tienen grandes cambios y parecen estar hinchadas o demasiado grandes, pero tampoco te preocupes, no creas que te quedarás durante siglos asi.

Debes estar tranquilo, pues este problema se puede solucionar; debes empezar a hacer un trabajo de reconocimiento de ti mismo. Para volver a saber quién eres y cómo eres ahora.

Te puede servir mirarte al espejo fijamente, no sólo a peinarte sino realmente a observar tus cambios, te vas a ir acostumbrando poco a poco a ellos. Ver la ropa que ya no te queda junto a la que te has comprado, también puede ayudarte a descubrir tu nuevo tamaño y así podrás calcular bien las cosas para moverte con libertad y no estrellarte con las ventanas o con cualquier cosa que esté a tu alrededor.

Verás que después de esta etapa, te encantará que todos te vean.

  • Artículos
  • Contenidos
    diviértete


    Waifai