Patrocinado
por:

Anastasia Mazzone

Anastasia Mazzone

La historia ya ha sido contada, pero no deja ser deliciosamente cinematográfica: Anastasia Mazzone, nacida en Caracas de mamá guara y padre napolitano pero criada en París, vino hace cuatro años a la capital, a pasar una semana, antes de casarse e irse a vivir a Argentina. Inquieta por el inminente acontecimiento, se tomaba unas copas con su amiga fotógrafa Andreína Mujica en el restaurante del Trasnocho Cultural. Ella me dijo que venía un tal Leonardo Padrón a buscar una fotos y que se iba a ir en cinco minutos, yo estaba fastidiada porque sólo quería hablar con ella, no quería saber nada de hombres, recuerda Anastasia, quien no tiene el más mínimo parentesco con la también actriz Dora Mazzone. Llegó Leonardo Padrón corriendo con su cabello de rulos y sus bigotes como espolvoreados con talco. Estaba a punto de empezar la película Melinda y Melinda de Woody Allen, y el conductor de Los Imposibles ya tenía su ticket comprado. Estaba apuradísimo. Pero igual dijo: Yo también quiero mi whisky con conchita de limón. Me capturó con su humor. Anastasia le replicó: ¿Pero usted no tiene que ver su película?. Y Leonardo le terminó de echar la red a quien se convertiría, desde entonces, en una novia fugitiva: Cinco minutos me alcanzan para un whisky.

Siempre trataste a Leonardo de usted?
Así me enseñaron en mi casa desde chiquita. Y hasta hace poco lo seguía tratando así, ja, ja.
¿Qué lectura haces de Venezuela, a cuatro años de tu llegada?
Soy actriz y tengo que gustarle a los 26 millones de venezolanos. Pero sí digo que así como se han cometido muchísimos errores en el socialismo del siglo XXI, también se han cometido muchísimos más errores del otro lado. No sé de qué bando soy, pero sí sé que no estoy con la oposición. Y decir eso es polémico.

¿Discutes con Leonardo de política?
No discutimos, pero sí sale el tema con frecuencia. No tenemos los mismos principios ni criterios. Todos los días hay noticias, y él hace un comentario que a mí me parece arbitrario, o viceversa. Defendemos a capa y espada nuestros argumentos. El venezolano es así: pasional en la política. Pero nos arreglamos rápido. Le digo que no voy a ser más su amiga, y se calma.

Cuando conociste a Leonardo estabas a punto de casarte, ¿sentías amor realmente?
Antes no me gustaba decir que no estaba enamorada de aquel hombre, me sonaba irresponsable. Tomando en cuenta cómo era el individuo, reflexionándolo cuatro años después, creo que no casarme fue la mejor opción.

¿Más nunca hablaste con tu ex?
Para nada. Más nunca ni un hola, ni un chao. Caso cerrado. Siempre dudo mucho antes de una decisión, pero este caso fue completamente distinto a todo lo que se parece a mí.  

Cuando eras más joven, ¿te fijabas en el físico de un hombre?
Nunca. Me enamoro de la inteligencia.

Si te pasa al lado un hombrazo?...
Puedo decir: ¡Guao! Casi siempre me pasa con hombres mayores. Según mis amigas, los que a mí me gustan son unos viejos. Para mí son bellísimos e inteligentísimos.

Pero un muchacho musculoso, recién salido de un gimnasio?
Pero es que ni lo miro. Ni para decirle hola. Mis amigas dicen que me pasan al lado y ni los veo. Nunca me gustan los mismos hombres que a ellas, por eso creo que seremos amigas toda la vida.

¿Nada con un cerebro de maní?
No, no. Nada ¡Qué horrible! Tampoco me gusta un hombre callado. Para las que nos gusta la mente, con la conversación es que medimos si vale la pena o no. ¿Te imaginas un hombre feo y callado?

¿Es válido ver para los lados?
Uno no anda como los caballos. Uno siempre ve cosas alrededor. Leonardo también las ve. En estos días íbamos caminando y de repente dice: ?Qué bellos se le ven esos tacones a esa mujer?. Le respondí con una estupidez de celos: ?¡Qué bolas! ¡Esa tipa!?. Nunca hubiese imaginado que él se fijaría en eso.

Los tacones son uno de los fetiches más deliciosos...
¿Sí? Me estoy enterando ahora porque tú me lo dices. A mí me extrañó eso de Leonardo.

¿Los hombres son más infieles?
Mira, cuando tienes ganas de ser infiel, y se te aparece el culo que deseas, seas hombre o mujer, es lo mismo.

¿Eres de las que agarra fuerte a su pareja cuando se topan con una ex?
No sé cuáles ni quiénes son las ex de Leonardo. No acabé nada. No soy la culpable de ninguna ex. De lo contrario, entendería que me tuvieran rabia o que yo les tuviera rabia. Pero yo llegué a la vida de Leonardo y estaba solo.

No le paras a la diferencia de edad...
Leonardo no es el primero. Los que han estado a mi lado, novios, compañeros, arrejuntes, cómo los llames, siempre han sido mayores que yo. No porque me considere muy madura. Pero tienen más cosas que decir. Me aburro menos. Con otros lo he intentado, créeme. Y me aburro burda.

¿Cómo es una experiencia cultural al lado de Leonardo?
Lo más bonito es que él lo conoce todo. Yo peco de presumir que mi educación europea es la mejor. A veces me pongo chocante y pienso: ¡Qué van a saber los demás lo que yo sé!. Pero Leonardo conoce a todos los pintores o escritores que yo menciono. Me impresiona que yo diga: Este cuadro me recuerda a un Bracque, y que él me responda: Tienes razón, pero también tiene algo de Picasso, maneja las mismas referencias que yo. Si vemos una película que nos gusta, podemos hablar tres, cuatro, cinco horas. Nos detenemos en cada detalle, en el vestuario, en la iluminación, en los paisajes.

¿Qué entrevista de Los Imposibles te gusta más?
La de Miguel Bosé porque le dijo a Leonardo que con la entrada que le hizo, le estaba pidiendo matrimonio, que era una declaración de amor. Lamentablemente, conocí a Leonardo dos semanas después de esa entrevista. Me hubiese encantado ver a Miguel Bosé derretido por Leonardo. También la de Carlos Andrés Pérez: me pegó mucho porque mi mamá es adeca de toda la vida. Cuando yo era niña, veía a Eduardo Fernández todos los domingos en la iglesia y me parecía bello. Ya entonces me gustaban los hombres mayores. Pero mi mamá me dijo que no podíamos pegar una calcomanía de ?El Tigre? en el carro, y ahí fue cuando entendí lo que significaban AD y Copei en este país.  

¿En definitiva, para ti el hombre ¿es como el oso?
¿Cómo es eso?

Es un dicho muy popular: el hombre es como el oso, mientras más feo, más hermoso.
Recuerda que yo soy europea y no me conozco esas frases. No creo que mientras más feo, más hermoso pero, ¿sabes algo? los muñequitos de torta son lo más fastidioso que hay. Lo he comprobado mil veces: son inmamables.

¿Leonardo Padrón te parece bello, como un ser humano integral, se entiende?
Es un hombre maravilloso. Pase lo que pase, siempre será un hombre maravilloso, independientemente de para dónde nos lleve la vida.

Osmel a la vista
En algunas de las fotos de este reportaje luces como la cantante de ópera María Callas...
No me puedo quejar, me comparan con Mónica Bellucci, con Sofía Loren que es mi actriz favorita. El fotógrafo de Look CARAS me dijo que me parecía a Maritza Sayalero, algo que ya me había señalado un director colombiano de cine.

Hablando de tu crianza europea, ¿cuántos idiomas hablas?
Seis idiomas: español, inglés, francés, alemán, italiano y sé algo de hebreo.

Con tu belleza, ese pocotón de idiomas y una nueva nariz, serías una perfecta reina para Osmel, claro, si te hubiese operado la nariz, como te lo sugirió el Zar...
Te digo una cosa: Osmel es demasiado perfeccionista, pero le ha dado sus frutos? El domingo que me hicieron las fotos para la revista, se me subieron los humos, me sentí la más buena de todas, y esa misma noche Stefanía Fernández gana el concurso Miss Universo, y ella es devota de la Divina Pastora igual que yo.

¿Le vas a hacer caso al zar de la belleza?
Yo estoy casi que le hago caso a todo lo que diga, pero jamás me operaré. En esto días pensé: Voy a hablar con Osmel a ver si quiere la tercera corona seguida. Yo feliz. Sería divertido saber hasta dónde llego sin operarme. Odiaría posar en traje de baño, pero también odio maquillarme y lo tengo que hacer. Me encantaría formar parte de un experimento de Osmel.

Visitas
Comentarios




    • Agrandar Texto
      Reducir texto
      Imprimir
      Guardar
      otras fotogalerías
      Encuesta:James Bond
      NewsLetter