Piqué vs Beckham, premio a la sensualidad