Diego Boneta, no sólo una cara bonita