Sofía, la sensualidad es bien pagada