Julia Orayen, debajo del vestido blanco