Kate Moss, sin nada que esconder