AnnaLynne y Kim, batalla de curvas