Paulina Rubio, un amigo para su dolor