Le inyectan música a los Olímpicos