Tarabu
    • Roger Waters crea una muralla mexicana

      Por: | Fuente: |
      TEXTO

      El cantante sorprendió con el muro más colosal que haya presentado en su gira

      La gente camina lentamente esperando un show impresionante, algunos relatan el espectáculo que vieron en el Palacio de los Deportes hace más de un año, otros hablan de los videos que han visto en YouTube: todos coinciden en que están por presenciar algo memorable.

      De pronto una chica pregunta los detalles de lo que está por presenciar, y tras recibir las indicaciones responde: "¿y qué es lo espectacular?", las miradas con enfado de los seguidores no se hace esperar.

      Puntual a las 21:00 hrs. Roger inicia con "In the Flesh"; la muralla comienza a construirse. Los asistentes ven con ojos de asombro y lo más abiertos que pueden lo que apenas comienza.

      Roger Waters y un coro de niños mexicanos colocan las piezas del muro mientras "Another Brick in the Wall Part 2" suena. El artista interviene con un esperado "¡Hola México!" que resuena en la mente de todos los fans.

      Las sensaciones son varias conforme transcurre el concierto: hay gritos, aplausos, lágrimas, paz. Durante "One of my Turns", la gente alrededor parece ya entregada por completo.

      "Voy a dedicar esta canción a todos los niños, a todos los desaparecidos por la guerra del narco y a las mujeres de Juárez", dijo Roger generando el grito de guerra mexicana.

      La pared sigue pieza a pieza completándose en su totalidad y es con "Goodbye Cruel World" que al fin sucede.

      Con el muro y el espectáculo de iluminación totalmente desplegado, el show apenas alcanza su primera parte. El muro cae, todo el público aplaude y grita con la acción, Roger extiende sus brazos al cielo.

      Es difícil describir un show tan visual, incluso la gente no sabe ni que exclamar y sólo se exalta con cada despliegue.

      La despedida llega con un Roger Waters que exclama "gracias México", no hay comentarios que no sean de gratitud entre la gente, no hay rostros de decepción. Ha sido un gran espectáculo, visual y auditivamente.

      La ingenua mujer que parecía no sorprenderse con nada, ahora pide a su acompañante "¡tráeme mañana por favor!".

    • El cantante sorprendió con el muro más colosal que haya presentado en su gira

      La gente camina lentamente esperando un show impresionante, algunos relatan el espectáculo que vieron en el Palacio de los Deportes hace más de un año, otros hablan de los videos que han visto en YouTube: todos coinciden en que están por presenciar algo memorable.

      De pronto una chica pregunta los detalles de lo que está por presenciar, y tras recibir las indicaciones responde: "¿y qué es lo espectacular?", las miradas con enfado de los seguidores no se hace esperar.

      Puntual a las 21:00 hrs. Roger inicia con "In the Flesh"; la muralla comienza a construirse. Los asistentes ven con ojos de asombro y lo más abiertos que pueden lo que apenas comienza.

      Roger Waters y un coro de niños mexicanos colocan las piezas del muro mientras "Another Brick in the Wall Part 2" suena. El artista interviene con un esperado "¡Hola México!" que resuena en la mente de todos los fans.

      Las sensaciones son varias conforme transcurre el concierto: hay gritos, aplausos, lágrimas, paz. Durante "One of my Turns", la gente alrededor parece ya entregada por completo.

      "Voy a dedicar esta canción a todos los niños, a todos los desaparecidos por la guerra del narco y a las mujeres de Juárez", dijo Roger generando el grito de guerra mexicana.

      La pared sigue pieza a pieza completándose en su totalidad y es con "Goodbye Cruel World" que al fin sucede.

      Con el muro y el espectáculo de iluminación totalmente desplegado, el show apenas alcanza su primera parte. El muro cae, todo el público aplaude y grita con la acción, Roger extiende sus brazos al cielo.

      Es difícil describir un show tan visual, incluso la gente no sabe ni que exclamar y sólo se exalta con cada despliegue.

      La despedida llega con un Roger Waters que exclama "gracias México", no hay comentarios que no sean de gratitud entre la gente, no hay rostros de decepción. Ha sido un gran espectáculo, visual y auditivamente.

      La ingenua mujer que parecía no sorprenderse con nada, ahora pide a su acompañante "¡tráeme mañana por favor!".

      Te Recomendamos

      Búsquedas recomendadas

  • LAS + LEÍDAS