Tarabu
    • Madonna apoya a punketas y homosexuales en Rusia

      Por: | Fuente: |
      TEXTO

      A pesar de las críticas de los conservadores, Madonna defiende al grupo Pussy Riot

      Síguenos también en Twitter: Esmas_Musica

      Madonna no eludió hoy la polémica en su concierto moscovita y pidió abiertamente la liberación de las tres componentes del grupo punk ruso Pussy Riot que son juzgadas por cantar en la catedral de Cristo Salvador contra el presidente ruso, Vladímir Putin.

      "No quiero ser irrespetuosa ni con la Iglesia ni con el Gobierno, pero esas tres chicas: Masha, Katia y Nadia, ya han pagado por lo que hicieron. Rezo por su libertad. Merecen el derecho a ser libres", dijo Madonna durante su actuación en el pabellón olímpico de la capital rusa, según el diario digital Gazeta.ru.

      Después, Madonna preguntó a los miles de asistentes al concierto en el marco de su gira mundial MDNA, "¿están conmigo?", a lo que la multitud respondió afirmativamente.

      Entonces, la cantante estadounidense se desnudó hasta quedarse en ropa interior, se puso una máscara similar a la que usa Pussy Riot en sus actuaciones antigubernamentales y se dio la vuelta para mostrar al público su espalda con el nombre del grupo grabado en su piel.

      Horas antes Madonna ya había pedido a Putin que perdone y libere a las opositoras de Pussy Riot, que podrían ser condenadas a varios años de cárcel.

      "Vladimir Putin debe perdonarlas como artistas, como mujeres, como madres. Deben ser liberadas. Los artistas siempre tienen razón cuando se expresan a si mismas", aseguró la cantante estadounidense a la versión digital del diario Kommersant.

      En su opinión, "las chicas no se merecen cinco años de cárcel. No se merecen ni siquiera un año. Un cristiano, un buen cristiano sabe amar y perdonar".

      "Espero que el presidente Putin libere a las chicas. Creo que si él quiere, puede cambiar la situación. Quiero que las absuelvan", indicó.

      Precisamente, hoy la Fiscalía de Rusia pidió tres años de prisión para las tres acusadas de Pussy Riot, Tatiana Tolokónnikova, María Aliójina y Yekaterina Samutsévich, por un delito de vandalismo motivado por odio religioso.

      "Madre de Dios, echa a Putin", decía la canción interpretada por el grupo punk, en cuya defensa han salido los opositores rusos y numerosas estrellas de la música como Sting, Peter Gabriel o Red Hot Chilli Peppers.

      Las acusadas, en prisión preventiva desde marzo y presas de conciencia para Amnistía Internacional, se declararon hoy inocentes del delito que se les imputa y solicitaron la absolución.

      Pussy Riot decidió escenificar su actuación en Cristo Salvador después de que el patriarca ortodoxo pidiera el voto para Putin en vísperas de las elecciones presidenciales de marzo, lo que indignó a la oposición.

      Además, Madonna también salió hoy en el concierto en defensa de los homosexuales rusos, a los que las autoridades rusas prohíben celebrar marchas de orgullo gay.

      "Quiero hablar de la libertad. Conmigo en el escenario hay gente de todos los rincones del planeta y todos somos una familia. Homosexuales, heterosexuales y nosotros, somos todos personas", señaló.

      Por ambas razones, organizaciones nacionalistas y ortodoxas radicales han pedido a las autoridades que suspenden los conciertos y han convocado varios actos de protesta contra la que consideran una "sacrílega".

      Algunos ortodoxos radicales adelantaron que quemarían públicamente una foto de Madonna frente a la sede del concierto como señal del "futuro castigo divino" y "advertencia de los suplicios que le esperan en el más allá".

      Por si fuera poco, Madonna podría ser multada por hacer propaganda homosexual durante su concierto del jueves en San Petersburgo, cuyo Gobierno aprobó este año una ley que multa que prohíbe promover las actitudes y comportamientos de las minorías sexuales.

      Madonna ya protagonizó un gran escándalo la primera vez que actuó en tierras rusas en 2006 en el marco de su gira mundial Confessions, debido a las críticas vertidas por los integristas ortodoxos contra la diva del pop.

      El momento en el que la cantante aparecía colgada de una cruz con una corona de espinas en la cabeza es el que más escandalizó a los fieles ortodoxos rusos, que pidieron al patriarca ortodoxo que excomulgara a los organizadores.

    • Búsquedas recomendadas

    • LAS + COMENTADAS