• 19 de marzo de 2010, capítulo 10

      • Comentarios:
      • TEXTO
      Temas relacionados: Mi pecado
      • 19 de marzo de 2010, capítulo 10

        Foto: Sitio Oficial

      Fuente: Televisa

      Paulino, con mucho pesar, lleva a Lucrecia a un internado

       

      Resumen del capítulo 10

      Rosario mantiene su postura y le exige a Paulino que envíe a Lucrecia a un lugar fuera del "Milagro", su esposo analiza la situación y decide que es mejor alejar a su hija por lo cual investiga los datos de un internado.

      Matías al enterarse de lo que va a hacer Paulino lo visita para impedir que aleje a su hija, Paulino le pide no intervenga y le dice sus motivo para mandar a Lucrecia a un internado; posteriormente Rodolfo visita a su amigo y le externa sus condolencias a pesar de sus problemas, Paulino es indiferente a esto y se va.

      Lucrecia va al río en donde se ahogó su hermano y por un momento se le ve con intenciones de tirarse, Manuel llega al lugar y le dice que todos las están buscando, cuando regresa al "Milagro", Lucrecia se da cuenta que Delfina está preparando una maleta y le pregunta de quién es; su nana con voz entrecortada le dice que es suya ya que se va a ir a estudiar a otro lugar.

      Manuel va por Julián y juntos van al "Milagro" para ver a Lucrecia, al mismo tiempo Paulino sube a su hija a la camioneta para alejarla de San Pedro por tiempo indefinido, ella no puede controlar sus lágrimas y llora de tristeza, Julián llega tarde y grita desconsolado la partida de Lucrecia; Delfina le entrega  una cadena que le dejó como promesa de regresar.

      Matías visita a Rosario y le cuestiona su rechaza para con Lucrecia, ella es renuente y no comparte nada, a lo que el padre sólo atina a decir que busque consuelo en Dios y reflexione sobre su comportamiento.

      Justina le reclama a Rodolfo el que haya ido a visitar a Paulino originando como siempre una discusión, ella sale con el pretexto de ir a buscar a Julián, pero en realidad va a encontrarse con Gabino.

      Rodolfo platica con su hijo y trata de darle consuelo es su dolor ante la partida de Lucrecia.

      Modesto y Delfina tienen una plática en la que él le ofrece lo que tiene en caso de que no quiera quedarse en el "Milagro", Delfina pregunta el por qué hace eso, Modesto no esconde más lo que siente y se lo hace saber al tiempo que le roba un tierno beso.

      Paulino llega al internado y con el corazón destrozado deja a Lucrecia, la niña se niega a quedarse pero no tiene más remedio que aceptarlo; ahí conoce a su prima Renata con quien comparte el cuarto.

      El tiempo pasa y Lucrecia se ha convertido en una hermosa joven.

      Búsquedas recomendadas

    • Tu opinión manda