Kate Moss: la it británica por excelencia